Karlovy Vary y sus aguas curativas

Una perfecta personificación de la elegancia del balneario, columnatas ostentosas, sanatorios exclusivos y una situación geográfica espléndida en medio de un valle cubierto de bosques. Este es el balneario de Karlovy Vary. La ciudad más importante del famoso triángulo de los balnearios, en la que seguían un tratamiento las personalidades más célebres de la vida artística y social de Europa, es hoy el segundo lugar más visitado de la República Checa. Por su arquitectura original, es uno de los balnearios más hermosos del viejo continente.

Cuenta la leyenda que la localidad de Karlovy Vary fue fundada por el rey checo y emperador románico Carlos IV ya en el siglo XIV. Se dice que el gobernador descubrió las prodigiosas aguas minerales al cazar un ciervo. En el transcurso de los siglos nació en el lugar una ciudad balneario, cuya fama atravesaría pronto las fronteras de Bohemia y se convertiría en símbolo del encanto y la posición social. Se turnaban aquí grandes personalidades como Goethe, Beethoven, Gogol, Paganini, Casanova, Mozart, pero también decenas de máximos representantes de Estado de todo el mundo y últimamente también numerosas estrellas de cine, ya que Karlovy Vary es escenario de uno de los festivales cinematográficos internacional más importantes de Europa.